El hombre de las montañas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SAM_0198
Estelí es famoso por la producción de tabaco y por las fábricas de puros de alta calidad y destaca por sus bosques, reservas de selva nubosa y cascadas. Sin embargo, esta ciudad del norte de Nicaragua, en los últimos años ha tenido un crecimiento considerable, causando que en su dinámico centro encontremos museos, centros de cultura, locales comerciales, hasta establecimientos de vida nocturna como bares y flamantes discotecas.

El diamante de la Segovia, Estelí, goza de un clima fresco y una población siempre creciente en la ciudad que ahora es conocida como la tercera más grande de Nicaragua. Además del gran atractivo de la ciudad, con su imponente catedral y el bullicio de la gente que en el parque se reúnen a conversar sobre su vida y aquellos tiempos en los que su ciudad era un pequeño pueblo, encontramos también la belleza natural que los rodea.

SAM_0086Entre esa belleza natural de Estelí está la reserva natural de Tisey Estanzuela, ubicada a trece kilómetros de la ciudad, con una extensión de 9,344 hectáreas que se encuentran repartidas entre los municipios de San Nicolás, Estelí y el Sauce. En ella, se encuentra una humilde finca con una valor cultural y artístico inmensurable, la Finca “El Jalacate”, pues ahí vive el Miguel Ángel de Nicaragua, como fue llamado por el periódico La Prensa, don Alberto Gutierrez Jirón.

“El hombre de las montañas,” lo llaman algunos estelianos, o “Don Betito Gutierrez”, como otros se refieren a él. Sencillo, inteligente, educado, solitario, trabajador, valiente, generoso y fiel a Dios, son algunas de las características que identifican a don Alberto Gutiérrez, quien guiado por un sueño que tuvo durante su juventud, hace esculturas en piedra y madera, obras que ahora son conocidas no solo por locales, sino por personas que vienen a admirar su talento desde distintas partes del mundo.

Con una sonrisa amable donde Alberto Gutierrez recibe a sus invitados y con gran paciencia, mientras les muestra sus obras colocadas a cada lado del sendero que el mismo creo para todos aquellos que lo visitan, el señor contesta todas la preguntas que son dirigidas a él. La belleza de su obra y la afabilidad de su carácter han hecho de El Jalacate un atractivo turístico que ahora el Intur ha reconocido también.

En el siguiente fragmento de audio, el hombre de las montañas, don Alberto Gutierrez, habla de la razón divina por la que ahora es escultor y de las ideologías que rigen su vida. En adición a esto, personas cercanas a él y guías turísticos hablan del impacto que el Miguel Ángel nicaragüense ha tenido en la cultura y en la vida personal de cada uno de ellos.

 

Elocuentemente el escultor esteliano de la reserva de Tisey Estanzuela, Alberto Gutierrez, explica el significado de sus obras a los visitantes y cual era el propósito que el tenía para hacerlo. Además, al hacer esto, saca del bolsillo de su pantalón cafe, desgastado, una piedra y unos clavos para explicarle a los oyentes acerca de los materiales que el usa para realizar las obras que son ahora el orgullo del pueblo de Estelí.