La nueva pesadilla de la televisión tradicional

Sin título-1Ah, Netflix. Ha sido una relación estable por un año ya. Que alegría, ¿no? Sabe que programas me gustan, sabe cuales no, sabe cuáles recomendaciones darme y siempre tiene a la mano mis películas favoritas. ¡Es casi perfecto!

En realidad, es casi como un sueño, pero el sueño de muchos se ha vuelto la pesadilla de otros. Y es que, mientras nos sentamos en nuestro sofá, con los snacks a un lado, la laptop en frente de nosotros y una sonrisa de oreja a oreja porque podemos ver nuestro programa favorito, los canales de televisión locales y los de cable ven en Netflix un enemigo inesperado y peligroso.

Con series como Orange is The New Black, House of Cards y Arrested Development, el proyecto de Reed Hastings y Marc Randolph ya no solo mostraba los programas producidos por la grandes cadenas de televisión, sino que producía series de calidad, tanto en actuación como producción, que llegaban a estar nominados, y aun ganar, premios internacionalmente reconocidos.

El cambio en las reglas

Todo comenzó en el 2008, cuando la Academia de artes y ciencias de la televisión decidió cambiar una pequeña regla, regla que en ese entonces causó muy poco furor. Con este cambio, se dictaba que los programas de televisión que se mostraban en medios no tradicionales (sea youtube, netflix, hulu, etc) podrían competir en las mismas categorías que competían los programas ya establecidos en la televisión, ya sea de cable o de las cadenas locales.

Pasó un tiempo antes de que se empezara a notar lo que esto implicaría. Era difícil imaginarse que pasaría en diez años cuando algo llamado Netflix se apoderaria de la atención del público. Pero, en los premios Emmy del 20013, se empezó a notar la influencia que esto tendría cuando  tanto Arrested Development como House of cards fueron ue nominadas en varias categorías importantes incluyendo mejor drama del año, siendo esta la primera vez que una serie exclusiva de la web era nominada a uno de estos premios.

Fue entonces que tanto los escritores, productores, guionistas y analíticos empezaron a notar el peligro y la competencia que surgió con las producciones de Netflix. Vieron en él un fuerte competidor, especialmente por la rapidez en la que se dio a conocer y logró hacer producciones de gran calidad, superando incluso al rey de la televisión por Cable, HBO.

La nueva era de la televisión

Así como HBO rompió con los estereotipos de televisión y en su tiempo, se convirtió en la mayor pesadilla de las redes de televisión locales, Netflix, aún con más rapidez, se convirtió en su nemesis ( Que dramático, jejeje).

Tanto en galardones como en audiencia, el poder de la televisión en internet ha aumentado en los últimos años, demostrando que pueden tener buenas producciones y buenas historias, las cuales fácilmente pueden competir con las que vemos en televisión normal. Muchos de los magnates de la televisión no están de acuerdo con este cambio pues consideran que ahora la competencia se ha vuelto poco justa, mientras que otros piensan que hay demasiado contenido para poder verlo todo, o por lo menos la mayoría. Bueno, lo que sabemos es que el cambió no es para todos.

Sin embargo, un portavoz de la Academia expresó que la televisión está ahora al alcance de la audiencia, ya sea en DVD, en internet o en la televisión misma. Añadieron también que se trata de galardonar a las producciones sobresalgan, series que demuestren excelencia en producción y actuación.

No todo es perfecto

En los premios Emmy vemos categorías exclusivas, comedia, drama, miniseries. Pero, ¿Qué pasa con híbridos como Orange is The New Black? Un programa tan cómico como es oscuro. ¿Qué pasa con el formato de series como House of Cards o Arrested Development?

Es ahí cuando las series de Netflix se enfrentan a los obstáculos que la misma academia que les permitió tener la oportunidad de participar les impone. Con programas como Orange is The New Black, el entrar en una categoría específica, el programa sufre al no poder ajustarse a los parametros establecidos, ya que en comedia hay programas de televisión por cable o televisión local, como The Big Bang Theory, que no solo son reconocidos, sino también casi sinonimos de la palabra comedia.

Otro obstáculo es el formato que tanto gusta pero también causa algunos problemas. Los episodios de las series se suben todos a la vez, podemos verlos todos en un fin de semana. Pero, ¿recordamos lo que vimos luego? Lo más probable es que no, lo más probable es que debamos buscar en la web lo que vimos para de esa forma tener alguna idea de lo que estaba pasando. Este, entonces, es un problema que se hace notar a la hora de estar nominados a los premios Emmy.

La televisión, en cualquier pantalla, es televisión

Kevin Spacey, protagonista de la serie de televisión de Netflix, House of Cards, dijo en una entrevista por teléfono al New York Times: “La televisión es televisión, sin importar el medio que lo lleva a la pantalla.”

Ahora, más que nunca, esto se vuelve una realidad diaria pues se reconoce el trabajo de actores, productores, escritores, y guionistas que trabajan en series que demuestran un trabajo arduo y de calidad.

Pero, no solo en las grandes categorías como las que reconocen a las series dramáticas, a las series de comedia… No, ahora se reconoce también el trabajo de pequeños productores que suben sus videos a plataformas como Youtube, y todo gracias a ese pequeño cambio en las reglas y a esa gigante que logró probar que cuando hay una buena historia y quienes la cuente, siempre va a haber audiencia que este ahí para verla.

– por Junieth Dinarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s